entrevistas
 

 

Entrevista a Graciela Bouza de Suaya

por Gilda Sabsay Foks

 

Gilda Sabsay Foks: ¿Tiene características propias el psicoanálisis uruguayo?

Graciela Bouza de Suaya: El Psicoanálisis en nuestro país ha estado a la vanguardia en relación a los diferentes movimientos psicoanalíticos desarrollados a lo largo de los años, en parte como consecuencia de la vinculación con el Psicoanálisis argentino y por otro lado porque los analistas de formación enviados por la IPA ejercieron una fuerte influencia kleiniana desde el inicio a fines de la década del cincuenta. En la siguiente década la influencia de la escuela lacaniana y el concomitante "regreso a Freud" también llegó tempranamente a nuestro país. En los últimos veinte años coexisten dentro de la A.P.U. diversos marcos teóricos aunque la influencia del psicoanálisis kleiniano y sobretodo la referencia al psicoanálisis francés predominan.
Es necesario aclarar que el Psicoanálisis no está circunscripto solamente a la A.P.U. ya que existen en nuestro medio por lo menos otras dos entidades que lo enseñan, una lacaniana y la otra multiteórica.

G.S.F.: ¿En relación con esta pregunta existen características propias del psicoanálisis latinoamericano?

G.B.S.: Pienso que sí y en ese sentido el Psicoanálisis argentino es uno de los de mayor perfil propio, con autores que han hecho aportes muy importantes y vigentes. En nuestro país pensadores como Héctor Garbarino, Gilberto Koolhaas, y Marta Nieto desarrollaron un pensamiento propio.
Como características negativas comunes en el Psicoanálisis latinoamericano mencionaría el mirar demasiado hacia afuera, Europa o USA y desconocerse mutuamente tendencia que por efecto de la globalización y las comunicaciones pienso que está tendiendo a cambiar aunque no lo suficiente.

G.S.F.: Actualmente se aprecia una tendencia a tomar en cuenta la realidad exterior, como se nota en trabajos sobre lo sociocultural. ¿Cuál es tu posición?

G.B.S.: No tomar en cuenta la realidad exterior ha sido una deformación por exceso de las escuelas kleiniana y lacaniana y sobre todo de la interpretación de las mismas hechas en el Río de la Plata vinculadas a la concepción de la cura en el primer caso porque la relación con el analista a través de la transferencia - contratransferencia toma una desmedida primacía y en el segundo porque lo que importa es exclusivamente el análisis de lo inconsciente. Es como si hubiera un cierto desdibujamiento del objetivo curar que Freud planteaba cuando definía el Psicoanálisis como una forma de tratamiento de enfermedades mentales, una teoría de la mente y un método de investigación.

G.S.F.: Latinoamérica pasa por un momento de crisis social y política (Argentina, Bolivia, Colombia, Venezuela, etc.) ¿Qué repercusiones le ves en nuestro trabajo clínico?

G.B.S.: Esta es una pregunta muy compleja porque pienso que las crisis si bien tienen elementos comunes también tienen características regionales propias de cada país y de algunos de los mencionados no me atrevería a contestar fundamentalmente por desconocimiento de muchos factores. Pero si podría opìnar acerca de lo que, a mi criterio, ocurre en nuestro país donde la crisis ha sido fundamentalmente económica con un marcado empobrecimiento de la población, desocupación y de valores sociales, descreimiento, corrupción, etc.
Si lo pienso en relación al Psicoanálisis creo que hay que distinguir lo que sucede en los pacientes de lo que sucede en los analistas individualmente y entre si. En nuestro país la crisis ha traído aparejada una disminución del número de pacientes y de sus posibilidades económicas con lo cual ha disminuido también el número de sesiones. Pacientes que antes accedían a un análisis a pesar de sus ingresos hoy es más difícil que puedan hacerlo.
A su vez esto repercute en los analistas por la inestabilidad e inseguridad que genera, dificultad en los analistas jóvenes de cumplir con los requisitos necesarios para sus supervisiones curriculares, etc. Como toda crisis tiene, además de elementos negativos, otros positivos. Creo que un manejo más creativo, la necesidad de salir al medio, mayor tiempo de estudio, mayor articulamiento con la realidad, búsqueda y trabajo en las fronteras del Psicoanálisis, etc.

G.S.F.: ¿Cuál es tu enfoque con respecto a las neurociencias y el psicoanálisis?

G.B.S.: La atemporalidad del inconciente con la cual estamos acostumbrados a manejarnos nos hace olvidar que los tiempos cambian, no sólo costumbres y valores, sino que hay un desarrollo de otras disciplinas que nos interrogan y cuestionan acerca de nuestra teoría y es tarea, para mi insoslayable, el reflexionar sobre estos aportes y su relación con el Psicoanálisis.
No se trata de perder, superponer forzando o reducir el campo específico de cada una al de la otra, sino de aceptar la complejidad de las mismas y establecer una nueva mirada teórica que posibilite un cambio en el modo de focalizar lo humano, a su vez, complejo e irreductible.
El mismo Freud lo intentó con el Proyecto y si bien lo abandonó, muchos años después en las conferencias dice: "El edificio de la doctrina psicoanalítica, que nosotros hemos creado, es en realidad una superestructura que está destinada a recibir alguna vez su fundamento orgánico; pero todavía no lo conocemos." (1916-1917) Conferencia 18 -El estado neurótico común T XVI .
Por otra parte en 1920 dice :"La biología es verdaderamente un territorio de posibilidades ilimitadas. Tenemos que esperar de ella que nos provea la información más sorprendente y no podemos predecir qué respuesta dará en unas pocas decenas de años a las cuestiones que le planteamos." Más allá del principio del placer -T XVIII
La idea de complejidad del ser humano y la importancia que diferentes aportan brindan a la misma ha sido señalada por numerosos autores y pensadores contemporáneos desde muy diferentes perspectivas (Eric Kandel, Joseph LeDoux, Antonio Damasio, Mac Ewen, Edgar Morin, etc.)
Creo que, además, la enseñanza de elementos de Neurociencia debería hacerse de manera sistemática en la formación en seminarios.
Si los analistas persistimos en el convencimiento de que no necesitamos de otras disciplinas dadas las características del objeto de la nuestra, vamos a terminar siendo los dinosaurios del mundo científico porque no debemos olvidar que como señala Andreski (citado por Socal), "tarde o temprano el avance del saber termina minando el orden tradicional".

G.S.F.: En el Congreso de New Orleans fueron invitados a discutir varios lacanianos franceses no IPA. ¿Qué opinas de este acercamiento?

G.B.S.: Hace muchos años que todos sabemos que, como señalaba Wallerstein, el Psicoanálisis no es uno sino muchos. Las razones políticas que llevaron al alejamiento de lacanianos e integrantes de la IPA , no tienen sentido hoy. Al igual que con las Neurociencias me parece muy importante la integración y el acercamiento.